Compartir en:

Con más de diez días de internación el “Príncipe de las Tinieblas” vuelve a sonreír

El cantante de heavy metal, Ozzy Osbourne, lleva hospitalizado más de diez días por una complicada gripe que posteriormente derivó en bronquitis. A raíz de este problema de salud tuvo que suspender su gira por Europa.

Los médicos del Hospital Keck de la University of Southern indicaron que existía la posibilidad de que el cantante contrajera neumonía, algo que podría haber resultado fatal para una persona de setenta años.

Sin embargo, hoy sale el sol para Ozzy, vuelve a sonreír y los médicos ven señales de una evolución favorable en su estado de salud. Ahora sólo queda esperar el alta médica. ¡Fuerzas Campeón!

Podes comentar esta noticia...
Compartir en: