in

El día que Kurt Cobain fue atacado a golpes por un guardia de seguridad

A 30 años del accidentado recital de Nirvana en Dallas (Texas). Descontrol, confusión y furia mientras la banda estrenaba «Nevermind».

El 24 de Septiembre de 1991, Nirvana lanzaba su obra póstuma Nevermind. Unos meses más tarde, exactamente el 19 de Octubre de ese mismo año, iba a ocurrir lo que sería uno de los escándalos públicos más épicos y recordados en la historia del rock. Todo quedó registrado en video.

Con Nevermind recién salido del horno y a punto de encabezar las listas de Billboard, Nirvana pisaba fuerte en radio y televisión. La revolución del grunge venía juntando adeptos con «Smells Like Teen Spirit» sonando en todos lados. Es por eso que el grupo de Seattle pasó de una relativa oscuridad a ser una de las bandas más grandes del planeta en cuestión de semanas. Hasta ese entonces, el bar Trees (previamente reservado), con capacidad para 1000 personas, ya les había quedado demasiado chico.

El día del recital, el lugar estaba absolutamente lleno de gente, nadie podía moverse. Cada canción que tocaba Nirvana generaba una fricción que elevaba a las personas del público que iban flotando hasta el escenario. Con los primeros temas ya se sabía que no era una noche cualquiera, sino que algo especial iba a suceder con tanto calor, descontrol y frenesí juvenil.

El escenario estaba muy pegado al público, por eso pusieron un guardia de seguridad que además era el dueño de la consola de sonido, todo muy under. Por otro lado, Kurt Cobain estaba furioso con el pésimo sonido del lugar. Esto, mezclado con los antibióticos que le habían inyectado en el hotel por un fuerte resfrío que lo tenía tirado y sumado a su estado de ebriedad, desencadenó momentos intensos de descontrol.

Cobain comenzó a golpear la consola de sonido con la guitarra eléctrica rompiendo varios canales, ya no se escuchaba nada, entonces Nirvana se retiró del escenario y el público desaforado comenzó a gritar para que vuelvan. Luego de reparar provisoriamente algunos daños, los miembros de Nirvana volvieron. Kurt Cobain, totalmente descontrolado, comenzó a tirarse de cabeza hacia el público logrando sacar de quicio al guardia de seguridad (y dueño de la consola de sonido rota).

A continuación el video que logró grabar Bread Featherstone con su cámara:

Paul McCartney introducirá a Foo Fighters en el Salón de la Fama del Rock and Roll

Tom Morello: «Zack de la Rocha es el mejor ‘frontman’ de todos los tiempos»