in

El síndrome de Kurt Cobain

Hoy conocerás al peor enemigo del líder de Nirvana, su musa inspiradora y el trasfondo de su adicción a las drogas.

Kurt Cobain, cantante de Nirvana, antes de experimentar con drogas duras, sufrió un problema físico y emocional. Una verdadera tormenta que se extendía en el correr de sus días, meses y años. Una enfermedad que le provocaba un profundo y constante dolor en sus intestinos, un ardor permanente que sufría sobre todo antes de subir al escenario. Padecía el Síndrome de Intestino Irritable.

Mucho tiene que ver su infancia, tras una seguidilla de suicidios en su familia (un tío y un tío abuelo). No, no se trata del del famoso simplista «Gen Suicida». El músico fue tratando de esquivar la realidad que lo golpeaba, tratando de descubrir nuevos espacios para reencontrarse y reinventarse buscando respuestas existenciales.

Durante esa intensa búsqueda lo echaron de su casa, vivió en el auto de un amigo, también intentó vivir debajo de un puente, siempre recorriendo caminos difíciles para cualquier niño y adolescente.

Nirvana, fruto del dolor.

En 1987, Kurt Cobain por fin encuentra algo de reconocimiento en una comunidad de artistas, el Evergreen State, un colegio público de artes liberales y ciencias en Olympia, Washington. Un año más tarde nace Nirvana que comenzó a llamar la atención de los estudiantes e incluso la prensa local por sus recitales rebeldes y alocados.

En junio de 1989 lanzan su primer álbum «Bleach», bajo el sello discográfico Sub Pop. En ese momento, él era víctima de su constante dolor de intestinos y esa furia incontrolable era volcada en la reivindicación de los derechos de las mujeres, los homosexuales y otras minorías excluidas de esa época.

En 1991 arrancó su relación amorosa con Courtney Love y sus problemas emocionales comenzaron a aumentar por el tipo de relación tóxica que mantuvieron. Eso repercutió en su cuerpo, aumentando el dolor en su sistema digestivo. Los dolores eran tan intensos que a partir de ese momento su escape fueron las drogas, sobre todo la heroína que le provocaba un alivio temporal pero que al mismo tiempo aceleraba su grado de adicción. Esa adicción sumado al embarazo de su pareja fue materia prima para periodistas de espectáculos que aprovecharon esa situación para destruirlo en cada nota, en cada artículo, en cada foto.

A modo de conclusión, muchas veces nos dejamos influenciar por historias creadas por los grandes medios de (des) información y olvidamos indagar sobre cuestiones que verdaderamente marcan en la historia de un ídolo. Kurt Cobain es y será parte de la historia del mundo del Rock. Con sus aciertos y errores humanos, hoy lo recordamos con una faceta de su vida muy poco difundida.

Metallica demanda a la aseguradora de la gira suspendida en Sudamérica

Freddie Mercury: La historia detrás de «Love Of My Life»