in

Freddie Mercury: La historia detrás de «Love Of My Life»

Una de las baladas más románticas y hermosas de Queen que a muchos nos atraviesa el corazón.

Freddie Mercury tenía una personalidad tan especial, tan única, que logró cautivar y enamorar a mujeres y a hombres. Pero su gran amor de toda la vida fue una mujer tan especial como él, Mary Austin, hija de una familia humilde del sur de Londres.

Mary y Freddie se conocieron cuando ella tenía 19 años y él 24 a principios de la década de 1970. Eran días felices: ella lo acompañaba a las grabaciones y en las largas noches que pasaba componiendo durante la primera etapa en ascenso de Queen. Se mudaron juntos e iniciaron una relación amorosa y muy apasionada que duró seis años.

Sólo dos seres me han devuelto tanto amor como yo les di. Mary, con quien tuve una larga aventura, y nuestro gato, Jerry.

Freddie Mercury

Love Of My Life fue escrita por Mercury para Mary durante 1974/1975, una canción de amor para el amor de su vida. El amor que sentía Freddie por Mary fue tan intenso que hasta llegó a proponerle casamiento, ella aceptó, pero lamentablemente nunca se concretó.

Con el paso del tiempo y el crecimiento de la fama de Freddie, comenzaron los problemas relacionados con los celos que sentía Mary cuando las seguidoras se le tiraban encima, lo visitaban en el camarín o lo esperaban en la calle luego de los shows. Durante esos días Freddie le confesó que era bisexual, una condición que le había tomado tiempo descubrir. A lo que Mary le respondió: «No Freddie, no creo que seas bisexual. Creo que eres gay».

A partir de ahí no siguieron más como pareja, pero la relación de ambos continuó siendo muy cercana.

La única amiga que tengo es Mary y no quiero a nadie más. Para mí, ella era mi esposa de ley común. Para mí, fue un matrimonio.

Freddie Mercury

Mary acompañó a Freddie hasta el día de su muerte en 1991. En su testamento, que se haría público un año después, se conoció que el líder de Queen le dejó su mansión de Garden Lodge, valuada en 22,5 millones de euros de la época, la mitad de su fortuna, y también la incluyó en las ganancias por derechos de autor. Dejando en claro quién fue el amor de su vida, la musa inspiradora de «Love Of My Life».

El síndrome de Kurt Cobain

Chris Martin de Coldplay: «Queremos tocar en la luna y lo vamos a hacer»