in

La noche en que Ozzy Osbourne le arrancó la cabeza a un murciélago en pleno show

Se trata de uno de los momentos más raros y bizarros en la historia de la música en vivo.

Muchos consideran a esta historia como un mito urbano, sin embargo, el hecho ocurrió el 20 de enero de 1982 (hace 40 años) en un concierto celebrado en Des Moines, Iowa. Esa noche, un fanático arrojó un murciélago hacia el escenario y Ozzy Osbourne lo agarró en el aire.

El ex Black Sabbath estaba muy eufórico y lo primero que pensó fue que el animal era de juguete por eso le arrancó la cabeza de un solo mordisco y todo el público festejó intensamente con gritos, aplausos y tirando cerveza al techo.

En esa época «El Príncipe de las Tinieblas» se encontraba de gira presentando Diary of a Madman (1981), el segundo material discográfico de su etapa solista. Ozzy jamás pensó que se trataba de un mamífero real que, según el medio local Des Moines Registrer, fue capturado el mismo día del show en una escuela de la zona por el hermano menor del fanático que arrojó el murciélago al escenario.

Este episodio se contó de generación en generación como el juego del «teléfono descompuesto», a tal punto de que muchas organizaciones protectoras de animales juzgaron a Ozzy sin pruebas contundentes y con versiones totalmente distorsionadas. Lo trataron de «asesino», «mala persona», «monstruo», «psicópata», etc.

En las memorias de Ozzy Osbourne, el excéntrico músico cuenta lo siguiente:

Rápidamente me di cuenta que algo andaba mal, muy mal. Para empezar, mi boca se llenó instantáneamente de este líquido cálido y sombrío, con el peor gusto que puedas imaginar. Podía sentirlo manchando mis dientes y corriendo por mi barbilla. Tenía su cabeza en mi boca. Simplemente pensé que eso era parte del show.

Ozzy Osbourne en el libro Soy Ozzy: Las memorias de Ozzy Osbourne

Después de morder el murciélago, la cabeza del animalito quedó colgando y tuvieron que trasladar al músico a un centro de atención médica para colocarle una vacuna contra la rabia.

A continuación podemos ver una parodia de este episodio en la película «Little Nicky»:

Sinéad O’Connor internada por depresión e intento de suicidio tras la muerte de su hijo

Metallica le regaló una batería nueva a un músico callejero que fue asaltado