in

La vez que Freddie Mercury y Lady Di fueron juntos a una fiesta gay

Hubo descontrol, tragos, drag queens, música y mucho brillo. Es uno de los episodios más polémicos en el mundo de las celebridades.

Diana (princesa de Gales) se casó en 1981 y a partir de ese momento su popularidad creció a pasos agigantados. Junto a Freddie Mercury eran dos de las celebridades más conocidas del mundo a mediados de los 80.

Durante esa época la princesa Lady Di y Freddie Mercury se hicieron muy buenos amigos. Ambos vivían vigilados no solo por sus guardias de seguridad privada sino también por los paparazzi, es decir que cada salida era toda una odisea.

Princesa Diana también conocida como Lady Di

Una tarde de 1988, Diana llegó a la casa del comediante Kenny Everett en donde también se encontraban, la actriz Cleo Rocos y el cantante de Queen, Freddie Mercury. En un momento comenzaron a beber ricos y dulces tragos mientras se reían con una de las series preferidas de la princesa, el programa The Golden Girls. Los cuatro inventaron un divertido juego en el que bajaban el volumen del televisor e improvisaban los diálogos de los personajes en la pequeña pantalla, creando divertidas historias mucho más picantes y alocadas.

En un momento, cuando estaba anocheciendo, Diana se dio cuenta de que Everett, Mercury y Rocos estaban planeando ir al infame bar gay «Royal Vauxhall Tavern», Diana preguntó si podía acompañarlos. El grupo se mostró escéptico al principio porque el Royal Vauxhall era conocido por ser un ambiente bastante áspero y donde los conflictos nocturnos eran muy comunes. Pero Diana insistió tanto hasta que Mercury dijo: «Vamos, deja que la chica se divierta».

El grupo estaba super extasiado porque todos iban a salir de fiesta, pero para eso tuvieron que pensar un plan para pasar desapercibidos y evitar riesgos innecesarios. Vistieron a la princesa con una chaqueta militar, gafas de sol de aviador y una gorra de cuero. El personaje que habían logrado era bastante excéntrico y la princesa estaba irreconocible, el plan resultó ser todo un éxito.

Imagen ilustrativa del videoclip «Living On My Own» de Freddie Mercury

La multitud estaba tan distraída con Mercury, Everett y Rocos que no notaron que la princesa Lady Di estaba totalmente enfiestada rodeada de drag queens, enanos, travestis y mucho brillo. Bebió vino blanco y cerveza. Disfrutó de su libertad durante los 20 minutos completos antes de regresar a su casa en el Palacio de Kensington.

La breve noche real de Diana es uno de los cuentos poco conocidos de la música. Recibió el tratamiento teatral en 2016 con el musical «The Royal Vauxhall», que lleva su nombre y se presenta en el bar donde tuvo lugar esta épica salida.

La princesa y Mercury siguieron siendo amigos hasta la muerte del cantante a causa del SIDA en 1991. (Tanto Mercury como Everett murieron a causa de esa enfermedad). Diana se convirtió en patrocinadora del National AIDS Trust después de su muerte, dedicando sus esfuerzos a promover la conciencia y la prevención del SIDA.

El Chavo del 8 Metalero quedó enredado en un escándalo en Brasil

Sinéad O’Connor y Anthony Kiedis fueron novios pero ella lo dejó por «mujeriego»